Iglesia de Saint-Denis de l'Estrée

Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Saint Denis revelaron la existencia de una aldea en ese lugar de la época merovingia. Construida sobre una vía galo-romana, la Via-Strata, de la que toma su nombre, la iglesia de L'Estrée estaba situada fuera de las murallas de fortificación que rodeaban el pueblo. Estos muros de fortificación fueron ordenados por Charles-Le-Chauve para proteger el emplazamiento vikingo. Esta primitiva iglesia ya estaba dedicada a Saint Denis. La iglesia actual Saint Denis de L'Estrée, construida en el siglo XIX, suele ser llamada "Eglise Neuve" por la población dionisíaca. Su construcción tuvo lugar al mismo tiempo que la restauración de la Catedral Basílica y estuvo a cargo del prestigioso arquitecto Viollet-le-Duc.

Viollet-le-Duc, renovador y constructor

Cuando, en el siglo XIX, la catedral basílica de Saint Denis fue calificada como uno de los monumentos que debían ser restaurados, la tarea fue encomendada al arquitecto Debret. Pero los errores cometidos por éste le obligaron a dimitir y se encomendó a Violeta Le Duc la restauración de la Catedral Basílica. Nacido en una familia francesa de la gran burguesía, Eugene Emmanuel Viollet-Le Duc (1814-1879) fue un autodidacta. Se negó a asistir a la Escuela de Bellas Artes y se formó en el arte arquitectónico viajando por Francia e Italia. A lo largo de su carrera, escribió sus propios apuntes e hizo sus propios bocetos, no sólo sobre los edificios que restauró, sino también sobre todas las construcciones romanas, góticas y renacentistas destinadas a ser demolidas. Sus estudios no se limitaron a las obras arquitectónicas, Viollet-Le-Duc también se interesó por el mobiliario, la ropa, los instrumentos musicales y el armamento...

Mérimée, era en ese momento Inspector General de monumentos catalogados, y presentó a Viollet-Le-Duc a la corte imperial de Napoleón III, que le confió la renovación del castillo de Pierrefonds. Este fue el comienzo de una carrera atípica. Aunque construyó poco, Viollet-Le-Duc dominó la arquitectura francesa de 1840 a 1870. Los numerosos monumentos medievales que realizó, tan famosos como la catedral de Amiens (1849), Notre Dame de París (1844), la catedral basílica de Saint Denis (1846) o incluso las fortificaciones de Carcasona (1844), le valieron una sólida reputación. Sin embargo, no fueron sus numerosas obras las que le hicieron famoso, sino las críticas que generaron. La primera impugnación vino de la mano de Anatole Leroy-Beaulieu, en 1874, a propósito de la restauración de la catedral de Evreux, juzgada como engorrosa. Varios arquitectos y arqueólogos compartieron este punto de vista. A finales del siglo XIX, toda Europa criticó su práctica de la restauración e incluso el nombre del arquitecto se convirtió en sinónimo de mal gusto: ¡el dicho común entonces! ¡Hecho como Viollet-le-Duc!

Sin embargo, cuando, después de la Primera Guerra Mundial, hubo que restaurar grandes monumentos medievales, se recurrió a sus grandes conferencias teóricas sobre la estructura gótica y a su concepción de la restauración. Es, en efecto, una de las valiosas lecciones que los arquitectos del siglo XX aprendieron de las obras de Viollet-Le-Duc a través, sobre todo, de su propia definición: "restaurar un edificio, no es mantenerlo [...], es restituirlo a un estado completo que quizá nunca haya existido en un momento dado".

Sus diferentes proyectos de trabajo dieron otra forma de percibir la autenticidad de un monumento antiguo (respetando el tamaño de la piedra, por ejemplo), pero también un renacimiento de las artes decorativas.

Viollet-le-Duc fue también un historiador y, en particular, un teórico de la arquitectura. Sus ideas inspiraron a muchos de sus contemporáneos, como los creadores del Art Nouveau de principios del siglo XX. La producción histórica de Viollet-le-Duc estaba estrechamente vinculada a la de restaurador, ya que realizó numerosos estudios sobre los lugares, trabajos sobre los edificios existentes, dibujos y lavados de tinta. Cuando en su época, la mayoría de los historiadores se conformaban con el texto escrito, la originalidad de Viollet-le-Duc consistía en incluir en los comentarios históricos descripciones sobre la construcción y los objetos, participando así en la elaboración de una historia de las civilizaciones.

"L'église neuve", Saint-Denis-de-l'Estrée, se levanta sobre la Catedral Basílica

Mientras las obras de restauración de la Basílica se realizaban íntegramente bajo la dirección de Viollet-le-Duc, éste seguía elaborando los planos de la nueva iglesia "église de L'Estrée". La fachada de Saint Denis de L'Estrée, orientada hacia el Este, se situó de frente a la Catedral Basílica, estando ambos edificios unidos por la calle de la República. El pórtico del campanario, tan impresionante como la nave, estaba dispuesto en tres niveles. El gran ventanal del primer piso contaba con cuatro lancetas y un rosetón, el segundo piso tenía tres ventanas altas contiguas y, por último, el techo cubierto estaba enmarcado con quimeras agachadas en las cuatro esquinas.

El gran órgano sinfónico fue creado en 1868 por Merklin Schutz. Este órgano está catalogado desde 1987. La construcción de la iglesia de Saint-Denis-de-l'Estrée duró cuatro años, de 1864 a 1867. Viollet-le-Duc no sólo elaboró los planos, sino que también diseñó el mobiliario, los objetos litúrgicos y las pinturas murales.

Eglise Saint-Denis de l'Estrée
53 bis boulevard Jules Guesde

93200 SAINT-DENIS
48.9366401 , 2.34979450000003
Eglise Saint-Denis de l'Estrée, 53 bis boulevard Jules Guesde, 93200 SAINT-DENIS

Reserva su visita guiada en París

Site par ID-Alizés