Mezquita de Bobigny y cementerio musulmán

Cimetière musulman de Bobignycimetiere musulman bobigny 1

A finales de los años 20, más de cincuenta mil magrebíes vivían en el departamento del Sena ( antiguo departamento parisino).  Esta población preocupaba a las autoridades. En 1925, el consejo municipal de París creó un departamento adscrito a la prefectura de policía que se ocupaba de los asuntos de los nativos norteafricanos. En la década siguiente, mientras se celebraba el centenario de la conquista de Argelia, se inauguraron simultáneamente la mezquita de París, el hospital franco-musulmán y el cementerio musulmán, que dependían de este departamento.

Control de la población colonial por la asistencia médica y social

El 15 de septiembre de 1926, se inauguró en la calle Lecomte, en el distrito 17, una primera clínica destinada exclusivamente a las mujeres magrebíes. Luego, en 1928, la mezquita de París abrió su propia clínica. Cinco años más tarde, se creó un tercer dispensario en la calle Tiphaine, en el distrito 15. El 11 de julio de 1929, el Ayuntamiento de París aceptó por unanimidad un acuerdo para construir un hospital "franco-musulmán". Este acuerdo fue oficializado por el Consejo General del Sena el 9 de julio de 1930. Su estatus especial lo convertía en un hospital departamental (ya que no dependía del hospital público) y sólo podía recibir pacientes musulmanes de las colonias francesas. En el marco de la lucha contra la sífilis y la tuberculosis, para la preservación de la salud pública (una plaga que en aquella época afectaba a todos los desfavorecidos independientemente de su origen) la asistencia médica y social a los trabajadores de las colonias se convirtió en una forma de supervisar a esta población poco clara.

En 1933, el Ayuntamiento de París declaró que "era necesario un control minucioso y constante de los trabajadores norteafricanos", y continuó añadiendo : "¿Se imaginan cómo sería esta masa de gente confusa y anónima, si fuera imposible aislar, identificar con certeza, las unidades que la componen?" Las disposiciones particulares en torno a la construcción del hospital franco-musulmán, relacionadas con las "costumbres, rituales, tradiciones y culturas musulmanas que justifican para los que están detrás de esto, la creación de una institución particular, con normas y reglamentos "específicos".

Un hospital franco-musulmán en Bobigny

París se negó a albergar una estructura de este tipo en su territorio, por lo que se mantuvo el emplazamiento situado en Bobigny. El hospital fue obra de dos arquitectos de renombre conocidos por sus numerosas creaciones en París. Léon Azéma, coautor del Palacio del Trocadero y del centro de clasificación de París-Saint-Lazare, y Maurice Mantout, arquitecto de la mezquita de París. Ambos ganaron el "Prix de Rome" en arquitectura 1921. En los manuales de especificaciones de los dos arquitectos se menciona que deben "dar a las construcciones, sin causar gastos adicionales y manteniendo la sobriedad del estilo, un carácter propio de la arquitectura musulmana". Construido en un entorno verde de 8 hectáreas, el edificio tiene efectivamente una sofisticada arquitectura de tipo morisco, especialmente la gran entrada al hospital. El edificio central es el vínculo entre la tradición oriental y el modernismo occidental.

En principio, se exige que el personal tenga nociones de árabe y bereber. Se imparten tres clases de una hora cada una para aprender el idioma y clases de una hora y media a las enfermeras para enseñarles geografía y un mejor conocimiento de la historia y las costumbres musulmanas. Armados con este micromecenazgo, se supone que "comprenderán más fácilmente la mentalidad musulmana". Los médicos que trabajan allí tienen, en su mayoría, un vínculo con el norte de África. La alimentación y las prácticas religiosas se respetan estrictamente. El hospital franco-musulmán se inauguró el 22 de marzo de 1935 y sólo admitía hombres. Tenía trescientas camas. En 1962, el hospital se adscribió a la "Assistance Publique-Hôpitaux de Paris". Se abrió a las mujeres y al resto de la población cuando se descubrió que una gran parte estaba vacía. En 1978, el franco-musulmán se convirtió en el hospital Avicenne (980-1037), nombre de un gran hombre que fue musulmán, médico, filósofo, poeta y músico. Es autor del "Canon de la medicina", una síntesis de los conocimientos médicos de su época y de "Al shifa : el libro del proceso de curación, una enciclopedia filosófica". Junto con Averroes, contribuyó a la divulgación de Aristóteles y de los orígenes del pensamiento griego en las facultades europeas durante la Edad Media. Avicena murió de una enfermedad estomacal tras un exceso de trabajo y placer.

Un cementerio musulmán reservado a los difuntos del hospital

Los pacientes que acudían al Franco-Musulmán eran la población obrera pobre, los que se hacinaban en los barrios bajos de los suburbios de París. Muchos murieron en este hospital y la ciudad de Bobigny se negó a asumir la responsabilidad de enterrar a esta población en el cementerio que se estaba quedando pequeño para su propia población. Además, nadie podía sufragar los gastos de estos hombres sin familia y, por otra parte, los ritos musulmanes exigían unas especificaciones particulares a las que el cementerio comunal no podía responder. Un decreto presidencial autorizó la creación de un cementerio reservado exclusivamente a las personas fallecidas en el hospital franco-musulmán. El terreno elegido estaba a dos kilómetros del edificio médico, en un lugar llamado Haute-Borne. Tenía un estatuto privado gestionado por el hospital franco-musulmán.

La concepción del cementerio se encargó al arquitecto Edouard Crevel. De inspiración morisca, al igual que el hospital, el acceso se realiza a través de una puerta de madera tallada en arco roto. Abierto en 1937, el cementerio fue inaugurado sin aspavientos por un delegado del Prefecto del Sena y el alcalde de Bobigny, en presencia del Residente General de Túnez en Francia. Las primeras sepulturas, marcadas con una estrella y una media luna, atestiguan la joven edad de los difuntos (menos de 50 años), pero los avances médicos también se encuentran en estas lápidas, ahora más cercanas a los estilos funerarios europeos. El cementerio está abierto a los musulmanes fallecidos fuera del hospital y las familias ya no están obligadas a enviar a sus difuntos a su país de origen. Ellos también pueden ser enterrados en este lugar, donde es posible observar todos los rituales.

En 1997, el cementerio musulmán dejó de ser privado en beneficio de Aubervilliers, Bobigny, Drancy y La Courneuve y se construyeron nuevos espacios. Este lugar es un testimonio de la integración de los trabajadores norteafricanos, con algunos nombres famosos como el de la princesa Selma (1916-1942), cuyo destino fue relatado por su hija en una novela, "En nombre de la princesa muerta", traducida a veinte idiomas, y el cabileño Mohamed Adjani (1923-1983), que llegó a Francia para alistarse en el ejército y que es el padre de la famosa Isabelle, o Akber Aga Sheikh Ul-Islam (1891 -1961), ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán que representó a su país en la Conferencia de Paz de Versalles en 1919. El cementerio musulmán de Bobigny es uno de los pocos elementos existentes de la historia de la inmigración patrimonial en Francia. Desde 2006 es un monumento histórico protegido.

De la sala de oración del cementerio musulmán a la mezquita de Bobigny

Al mismo tiempo que el cementerio, se creó una mezquita dentro de sus muros. Se trata en realidad de una simple sala de oración, pero permite observar los rituales propios de los entierros musulmanes. Se accede, como en el caso del hôpital, a través de una entrada con arco morisco y una puerta decorada que da paso a la sala de oración situada en el interior del cementerio. Aquí se ha rellenado con tierra de la Meca para que los musulmanes puedan ser enterrados en suelo sagrado. Tras la concesión del cementerio a la asociación intercomunal, la "mezquita" quedó en propiedad del hospital de la Asistencia Pública. En Bobigny hay cinco lugares de culto para los musulmanes, la mayoría situados en casas o sótanos. El más importante es el albergue de Sonacotra, situado en el barrio Hector Berlioz. Cerca de ochocientos fieles acuden allí para la oración de los viernes, pero sus reducidas dimensiones obligan a casi la mitad de ellos a rezar fuera. Además, sólo la sala de oración del cementerio del hospital Avicenne permite rezar allí a un pequeño número de mujeres. Así que las mujeres musulmanas deben rezar en casa.

La Asociación Cultural Musulmana de Bobigny (la ACMB es una asociación regulada por la ley de 1901), lanzó en 1997, la idea de construir una verdadera mezquita en la ciudad. En 2002, los musulmanes de Bobigny crearon la AMB. La asociación musulmana de Bobigny está regulada por la ley de 1905 que le permite poner en marcha el proyecto. En octubre de 2004, la AMB firmó con el ayuntamiento un contrato de arrendamiento a largo plazo de un terreno de 2.280 m2 situado en el centro de la ciudad donde se construyó una mezquita y un centro cultural. Esta mezquita que, inicialmente, no tenía proyecto de incluir un minarete, acoge a unos mil quinientos fieles. La primera piedra se colocó el 26 de mayo de 2006, pero como su construcción depende de las donaciones, nadie sabe cuándo estará terminada la mezquita.

La primera mezquita auténtica de Seine Saint Denis se inauguró en Bondy en 2005. Desde entonces, se han llevado a cabo otros proyectos de construcción como en Tremblay-en-France, donde la construcción de la mezquita comenzó en 2005 y se inauguró en 2011. La primera piedra de la Gran Mezquita de Montreuil se colocó el 30 de diciembre de 2006 y las obras finalizaron en 2010, y en Bagnolet, la mezquita con minarete, cuyas fachadas dan a la circunvalación, se inauguró en 2013.

En Pré-Saint-Gervais se puso en marcha un proyecto de centro cultural asociado a un gran polo cultural gracias a la propuesta de terrenos por parte de las autoridades municipales. El permiso de construcción se concedió en 2012, pero la financiación de los trabajos de construcción de la parte cultural, íntegramente sufragada por los fieles del actual lugar de oración, no se ha conseguido, por lo que la construcción ha quedado paralizada.

En Blanc-Mesnil, la construcción del futuro edificio religioso ha finalizado, mientras que en Clichy-Montfermeil, las asociaciones de musulmanes practicantes están buscando terrenos. Hay varios proyectos en marcha en varias ciudades del departamento, como Stains y Saint-Denis, donde se están preparando proyectos para sustituir esos pequeños lugares de culto, juzgados ruinosos o inseguros.

Sin embargo, es posible practicar el culto en la mezquita de Villepinte, cerca de la estación Vert-Galant, en la mezquita Rose des Vents de la calle Auguste Renoir en Aulnay-sous-Bois, o en Sevran en el chemin de Savigny.

La mosquée de Bobigny
38 rue Arago

93000 BOBIGNY
48.901989 , 2.431896
La mosquée de Bobigny, 38 rue Arago, 93000 BOBIGNY

Reserva su visita guiada en París

Site par ID-Alizés